ESCUCHE EN DIRECTO

ESCUCHAR EN VIVO

ESCUCHAR EN VIVO
ESCRIBANOS: fetradicion@yahoo.com.ar

25 consejos prácticos para recristianizar el mundo. ESPECTACULAR!!!!




Nos puede ayudar a vivir con mas intensidad la presencia de Dios a diario en nuestras vidas. Además son divertidos:
1. Bendiga la mesa, también cuando coma fuera de casa o con amigos. Ser cristiano no es estar apestado.
2. Ponga unos azulejos, con una imagen de la Virgen, en la fachada de su casa.
3. Escriba de lo que sabe, con sentido cristiano. Los que escriben sin sentido cristiano tampoco son escritores.
4. En el restaurante, pregunte al camarero los viernes qué platos de abstinencia le recomienda. Explíquele luego de qué va la pregunta.
5. Recuerde al kiosquero de su calle que la ley prohíbe exponer a la vista revistas pornográficas.
6. Si usted es casado, no se limite a solicitar en el colegio la enseñanza de la religión para sus hijos: compruebe lo que les enseñan y proteste –como cualquier consumidor estafado- si les dan gato por liebre.
7. Si usted es religioso, recuerde que el hábito queda de lo más testimonial. Sacúdale el polvo y llévelo de la mañana a la noche.
8. Cancele su suscripción a ese periódico y el país tendrá un lector manipulado menos.
9. Escriba al director de su nuevo periódico y sugiérale que incluya la calificación moral de las películas de televisión.
10. Enseñe con orgullo a sus ocho hijos, y pregunte a sus amigos, desconsolado, si ellos no han logrado tener más que esa parejita.
11. Si es sacerdote, pase ocho horas diarias en el confesionario. Si no lo es, pásese cinco minutos semanales por el confesonario.
12. No diga “hola”, diga “adiós”. No diga “menos mal”, diga “gracias a Dios”. No diga “quizá”, diga “si Dios quiere”
13. Sea postmoderno. Atrévase a elogiar ante sus amigos la santa pureza, la mortificación corporal, la virginidad o la obediencia al Papa, y deje que los que tengan complejo vayan al psiquiatra.
14. En Navidad ponga, si quiere, árbol en su casa; pero no deje que sustituya al Belén. Y envíe por esas fechas christmas con un Nacimiento, no con niños cursis y cerulíticos jugando con la nieve.
15. En verano, tape sus vergüenzas en la playa y, mejor aún, veranee en el monte.
16. No se cuelgue un colmillo al cuello. El día de su entierro comprobará que era más práctica una medalla-escapulario.
17. No pierda el tiempo viendo cómo se cuece un huevo. Un huevo pasado por agua estará en su punto en el tiempo de un Credo.
18. Repase el catecismo con sus hijos, que le vendrá muy bien a usted. ¿No le da vergüenza no saber ni siquiera la receta para dejar en su punto un huevo pasado por agua?
19. Vaya por la calle de la mano de su novia, y regálele una bufanda si es que pasa frío.
20. Con la misma desenvoltura con que usted cita a Mahoma, Gandhi o Martin Luther King, pruebe con la Epístola a los Filipenses, el Evangelio de San Mateo o San Cirilo de Jerusalén.
21. No regale el libro más vendido sin comprobar antes que no se trata de la última basura del planeta. Busque mejor una obra clásica de espiritualidad.
22. El sacerdote no es Paco o Manolo, sino Cristo. Muestre su veneración a los sacerdotes, tratándoles de usted.
23. Por San Antón, para su perro y gato pida la bendición. Bendición que nunca pasa. Por San Cristóbal su coche y por la Pascua su casa.
24. Sonría. Una Argentina más cristiana es una Argentina más alegre.
25. No se queje. Haga algo.

Homilía de Navidad (1967) – Por el P. Leonardo Castellani

“Una vez más en el hogar paterno
Celebramos la fiesta del Dios Niño…”,

  Aunque aquí no tengamos “el invierno - con sus campos de armiño” del poeta; ni tampoco lo hubo nieve en Palestina, aunque sí hubo frío.

  El Dios Niño lo tenían también los paganos, aunque enteramente diverso de Cristo; así como su madre era el extremo opuesto de la Virgen María. Pero los dos eran el Dios del amor: “el amor profano y el amor sagrado, que diría Tiziano: el amor santificado y elevado a una altura inconmensurable: el amor de Dios hecho amor de hombre. La mujer y el niño están aquí consagrados, sacralizados; la familia humana como canonizada: la mujer en lo que tiene de excelso, olvidados los defectos y fallas; el niño, representado el máximo descenso de Dios, la igualización propia del amor, que “busca iguales o los hace”.

  Un hombre ilustre, buen escritor argentino, quizá el mejor escritor argentino viviente, me decía hará una semana o poco más, que él no podía amar a Dios. Me pareció comprensible. Después añadió: “Tampoco puedo amar a Jesucristo”. “Entonces vamos mal”, pensé para mis adentros. El amor de Dios, que los mismo judíos tenían en el primer mandamiento, descendió inmensamente con la Encarnación de Dios en un Hombre real, que es “la figura de su substancia”, como dice San Pablo (Heb. I,3) – y la representación de su hermosura.

  Se hizo más fácil, pero también más difícil, porque cuando uno piensa un poco en lo que es Dios y lo que es el hombre y esas dos cosas hechas uno, se queda abismado: “un monstruo” , decía el pagano Celso en su libro “Aleethées Lógos”(Discurso verdadero). Y lo mismo pensaron “no puede ser” los mahometanos, y los arrianos, y mucho antes los “ebionitas”(1) en los tiempos de los Apóstoles, contra los cuales escribió San Juan su hermoso Evangelio. Todas las grades herejías han rehusado creer en Cristo Dios, incluso los modernistas, progresistas y protestantes actuales, que siguen hablando de Cristo Dios o del Hijo de Dios, pero si uno les pregunta: “Dios ¿en qué sentido?”, o rehúsan responder o salen con un hombre divino, un hombre penetrado de Dios. - ¿Cómo San Francisco de Asís? - No, un poco más, - ¿Y cuánto más?
 
  Nosotros decimos infinito más. Y nos alegramos dese “monstruo”. Porque ese monstruo es simplemente la salvación del mundo:

“Mañana serás salvado el mundo
Y apartada de la tierra de la iniquidad”

leíamos en la antífona de ayer.


  ¿Dónde está esa salvación? La mayor parte del mundo hoy está en rebelión contra Dios; la mayor parte del mundo hoy está en rebelión contra Dios; la mayor parte de las naciones está en convulsión y confusión – y lo que es peor, en necedad; nuestra Patria está manchada de incertidumbres, para no decir de crímenes e ignominias.

  “Dios ha venido a la tierra, según Ustedes, ¿y ahora?, dicen por ahí. “No puedo negar que durante siglos la figura de Cristo consiguió calmar al mundo y lo mejoró. Pero eso se acabó. Ahora tiene que venir una nueva Religión” – dice el historiador Toynbee.

  O sea, un nuevo Salvador. “Ya puedes chiflar”. Cuentan que un aragonés iba caminando por la vía del tren y el tren que venía déle chiflarle para que se saliera; y el baturro, sin dar vuelta la cabeza dijo: “Ya pues de chiflar. ¡Como no te apartes tú…!”

  Si viene la nueva Religión que Toynbee anhela, ella va a ser un tren que lo va a hacer añicos a Toynbee. Pues será la Religión del Anticristo.

  Venga o no venga, lo que tenemos que hacer nosotros es claro: tenemos que quedar firmes como fierro en lo que sabemos; lo que hemos conocido no por nuestro saber ni por el saber de los hombres ni por el saber de los ángeles, sino por el mismo Dios, el Verbo Divino. Somos los“eudokétoi”“anthtroópoi eudokías”, que dijeron los ángeles sobre el pesebre de Cristo (Luc. II,4), que significa “los enseñados”, “los bien informados”. Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de la “eudokía”, dice el texto original exactamente. Yo no sé por qué San Jerónimo o Aquila tradujeron “de buena voluntad”. De fe dijeron simplemente los ángeles.

  Nuestra fe tiene que soportar hoy día encima una enorme masa de mentiras; de mentiras organizadas y calculadas como una gran maquinaria: Arturo Jauretche ha publicado un libro “Los Profetas del Odio”, desmontando minuciosamente esa maquinaria de engañar, solamente en lo referente a la mentira antinacional; no a la mentira antirreligiosa que sin embargo es su hermana siamesa. Jauretche intenta infundir optimismo con decir que ahora que conocemos la maquinaria, ella no nos puede atrapar, Pero uno queda aplastado lo mismo a la vista de la maquinaria. Por esa maquinaria, un libro mío, que normalmente debía venderse 30.000 ejemplares, se vende 3.000: tiene en contra la máquina de la propaganda, la fábrica de hacer figurones. Pero Dios se ríe desa maquinaria y yo también: los 3.000 lectores que tengo sacan provecho, los 30.000 del figurón no sacan provecho, sino al contrario.

  Yo no tengo que salvar al mundo: desde que nació Cristo el mundo está salvado, y los que no se salvan es porque no quieren. Y por eso nos alegramos hoy y yo me alegro, aunque sea haciéndome fuerza, porque es nuestro deber alegrarnos, alegrarnos es loar a Dios.


1 Los ebionistas eran judaizantes que negaban la Trinidad de Personas en Dios porque les parecía inconciliable con el monteísmo. En consecuencia rechazaban que Jesucristo fuera el Hijo de Dios.

LEONARDO CASTELLANI – “Domingueras prédicas II” - Ed. Jauja. Págs. 330-333.





"Ahora es realmente un niño el que lleva sobre sus hombros el poder.
En Él aparece la nueva realeza que Dios establece en el mundo.
Este niño ha nacido realmente de Dios.
Es la Palabra eterna de Dios, que une la humanidad y la divinidad."

"Precisamente en la debilidad como niño Él es el Dios fuerte,
y nos muestra así, frente a los poderes presuntuosos del mundo,
la fortaleza propia de Dios."

Santo Padre Benedicto XVI

Feliz Navidad

UN SACERDOTE DEBE DE SER...



Muy grande y a la vez muy pequeño, de espíritu noble como si llevara sangre real y sencillo como un labriego, héroe por haber triunfado de sí mismo, fuente inagotable de santidad, señor de sus propios deseos y servidor de los débiles y vacilantes, uno que jamás se doblegó ante los poderosos y se inclina, no obstante, ante los más pequeños, dócil discípulo de su maestro y caudillo de poderosos combatientes, pordiosero de manos suplicantes y mensajero que distribuye oro a manos llenas, animoso soldado en el campo de batalla y madre tierna a la cabecera del enfermo, anciano por la prudencia de sus consejos y niño por su confianza en los demás, alguien que aspira siempre a lo más alto y amante de lo más humilde.
Hecho para la alegría, acostumbrado al sufrimiento, ajeno a la envidia, transparente en sus pensamientos, sincero en sus palabras, amigo de la paz, enemigo de la pereza, seguro de sí mismo.

La Comunión en la Mano



El presente trabajo es una síntesis del libro de Mons. Juan Rodolfo Laise, Obispo emérito de San Luis, Argentina sobre un tema de crucial en materia de abusos litúrgicos: la comunión en la mano. Nacido de un "indulto" a una práctica no autorizada que se generalizó en los Países Bajos europeos, se vino a convertir con el tiempo y por el abuso de autoridad de muchos obispos, " en los hechos", en una "obligación", puesto que es frecuente que se les niegue a los fieles la comunión en la boca. Es la principal causa de profanaciones contra el Santísimo Sacramento. La obra de Mons. Laise ha recorrido el mundo, habiéndose ya traducido al francés y al inglés, lenguas en las que cunenta varias reediciones. Constituye un punto de referencia ineludible para entender el tema. Esperamos que esta introducción sirva de estímulo para la lectura del texto completo.

¿Cuál es la mejor manera de recibir la Sagrada Comunión? Y sobre todo: ¿Cuál es la que agrada a Jesús ya que se corresponde con la Fé de la que es signo?
Generalmente se está mal informado en este tema tan importante. Es fundamental tener los conceptos claros, en estos tiempos de confusio-nes, para saber discernir entre la verdad y los malentendidos o maliciosos, que lamentable-mente también abundan mucho.
Uno de los mejores libros sobre este tema es "COMUNION EN LA MANO", (1997), de Monse-ñor Juan Rodolfo Laise, Obispo de San Luis, Argentina. Lo denominamos abreviadamente C. M. Monseñor Laise prohibió distribuir la comunión en la mano en toda su diócesis.

El Obispo de San Luis comenta en su libro:
«Conociendo la historia de este rito, reintro-ducido CLANDESTINAMENTE, difundido en base a equívocos, y confirmado por medio de desobediencias inquebrantables… ...imponiendo a lo largo de veintisiete años un uso que el Papa no quería autorizar por considerarlo peligroso para el bien de la Iglesia, hasta que lo lograron. » (Comunion en la Mano, pág. 133).
«El mismo Pablo VI ha tenido que lamentar públicamente: "Ciertas formas de actuación en diferentes partes de la Iglesia son motivo de no poca preocupación y dolor… ... sobre todo a esa mentalidad según la cual muchos reciben con disgusto cuanto proceda de la autoridad ecle-siástica. ... Se hacen experimentos arbitrarios… se introducen ritos que repugnan abiertamente a las normas de la Iglesia." »

(Disc. "Ad exequendam Constitutionem de Sacra Liturgia", 14-10-1968, A.A.S., 1968, p. 735.)
(Comunión en la Mano, página 119.)
NO RESPETAN LA LEGISLACIÓN DE LA IGLESIA, DE COMULGAR EN LA BOCA.
El Papa Pablo VI denuncia estos abusos en su Instrucción Memoriale Domini, (abrev. M. D.): «En algunas comunidades y lugares se ha prac-ticado este rito, a pesar de no haberse pedido antes la Aprobación de la Sede Apostólica. »
(Mem. Domine 1274.) (C.M. p. 17, 19.)

«La introducción de este uso ha sido ilegal y abusivo », nos dice el obispo de San Luis: «En realidad el motivo de la Instrucción Memoriale Domine no fué examinar y permitir la posibilidad de la adopción de la comunión en la mano, sino más bien la necesidad de su PROHIBICION. » (C. M., pág. 136.)
«En los primeros tiempos de la Iglesia comulgaban en la mano, se dice. Un evidente anacronismo: los antiguos no conocían otro modo. » (C.M., pág. 69)
«Pero la comunión en la boca es el modo que hubieran deseado tener. » (C.M.,pág. 68).
1275.- «Las prescripciones de la Iglesia y los documentos de los Padres, manifiestan claramente la máxi-ma reverencia y suma prudencia tenidas para con la Sagrada Eucaristía. Porque "nadie come aquella carne a no ser que previamente la haya adorado, ... recíbela cuidando que nada de ella se pierda, porque es el Cuerpo de Cristo. » (M. D., 1275.) (C. M., p.19.)
¿PORQUE SE PREFIRIÓ EN LA BOCA?

1276.- Después de que la verdad del misterio eucarístico, su eficacia y la presencia de Cristo en el mismo, fueron escrutadas más profundamente, por urgirlo ya, la reverencia debida hacia este Santísimo Sacramento, y al sentido de la humildad con la que es preciso que sea recibido, se introdujo la costumbre de que el ministro pusiese por sí mismo la partícula de pan consagrado en la lengua de los que recibían la comunión. (Memoriale Domine, 1276.)
Monseñor R. Laise cita al historiador Jungmanns:
«Entregar la Eucaristía en la mano traía consigo el peligro de abusos. ... Más que el temor a los abusos, influyó sin duda, la creciente reverencia al sacramen-to a que se diese la sagrada forma directamente en la boca.. » (Comunión en la Mano, p.58.)

 RAZONES PARA COMULGAR EN LA BOCA:
1277.- «Este modo de distribuir la santa Comunión, (en la boca), considerado el estado actual de la Iglesia en su conjunto, debe ser conservado no solamente por-que se apoya en un uso transmitido por una tradi-ción de muchos siglos, sino principalmente, porque significa la reverencia de los fieles cristianos hacia la Eucaristía. » (M. D.,1277) (C.M., pp. 21, 23.)

1278.- «Con esta manera tradicional, se asegura más eficazmente que la Sagrada Comunión sea distri-buida con lareverencia, el decoro y la dignidad que le son debidas, de modo que se evite todo peligro de profanar las sagradas Especies Eucarísticas, en las que "de modo singular está presente todo y entero Cristo, Dios y hombre, de manera substancial y per-manente. » (Instrucción Memoriale Domine, 1278.)

«EL PAPA PABLO VI prohibió la Comunión en la mano porque lo consideraba un cambio ofensivo… des-pués de haber hecho una encuesta a todos los Obis-pos del mundo. » El Texto concluye: El Papa decidió no permitir la comunión en la mano.

1279.- «Un cambio en un asunto de tanta impor-tancia, que se apoya en una antiquísima y vene-rable tradición, además de lo que toca a la disci-plina, puede traer consigo peligros ... : una menor reverencia hacia el augusto Sacramento del Altar, profanación del mismo Sacramento y adulteración de la recta doctrina. » (Mem. Domine, 1279.)

1280.- «Por las respuestas de los obispos, es evidente que estiman, que no se debe cambiar la disciplina actual. Más aún, si se cambiara, este cambio sería ofensivo, tanto para la sensibilidad, como para la espiritualidad de estos mismos obispos, y de la mayoría de los fieles. » (M. D.)
(Instrucción Memoriale Domine, 1280.)

1281.- «Así, teniendo en cuenta las advertencias y los consejos de aquéllos a quienes el Espíritu Santo ha puesto como obispos para regir la Iglesia..., en razón de la gravedad del asunto y la fuerza de los argumentos aducidos... Al Sumo Pontífice no le parece oportuno cambiar el modo hace mucho tiempo recibido, de administrar a los fieles la SAGRADA COMUNION. » (M. D. 1281.)
 «"Esto es la síntesis de la Instrucción Memoriale Domini", comenta Monseñor Laise, Obispo de San Luis, "la ratificación y vigencia como ley universal dentro de la Iglesia de comulgar en la boca, nunca en la mano". » (Comunion en la Mano, pág. 75.) __
_______________________________
«Con el indulto no se buscaba derogar la comunión en la boca, más bien evitar la desobediencia y apostasía generalizada. »
_________________________________
PARTE DISPOSITIVA:
«En consecuencia, la Sede Apostólica exhorta vehementemente a los obispos, sacerdotes y fieles a que se sometan diligentemente (con em-peño, y con ardor), a la ley ya vigente otra vez confirmada, (por votación realizada entre los Obispos, Pastores de la Iglesia), atendiendo tanto a la opinión de la mayor parte del Episcopado Católico. » (M. D. 1279-1281) (C. M., pág. 23, 25, 27.)

Pero la comunión en la mano se había difundido a pesar de los intentos de Pablo VI por evitarlo. El Cardenal Gut, Prefecto de la Congregación del Culto Divino, en una conferencia publicada el 20 de julio de 1969 afirmó:
«...se había permitido a los obispos autorizar ex-periencias, pero con frecuencia se han franquea-do los límites autorizados y muchos sacerdotes han hecho simplemente lo que han querido. ....
Con su gran bondad y prudencia el Santo Padre ha cedido con frecuencia, a veces contra su voluntad. » (Comunión en la Mano, págs. 78-79.)

«Con el INDULTO no se concede un bien, algo más perfecto que lo anterior. La concesión se debe a la decisión prudencial de tolerar un uso peligroso para evitar un mal mayor: La desobediencia y APOSTASÍA generalizada. » (Comunion en la Mano, pág. 126.)
_________________________________________________________________
«El indulto se concedió temiendo una reacción violenta, ... y una desobediencia generalizada, donde el uso ya estaba introducido. » (C. M., p.134.)
___________________________________________________________________
«Prohibir la Comunión en la mano, que hubiera ob-tenido la mayoría absoluta, evitaría las consecuencias negativas, temidas a causa de ese uso, y tendría el apoyo de gran parte del clero y de los fieles. »
(Comunion en la Mano, pág.114.)

CONCLUSIÓN:
«La Comunión en la mano se introdujo sin auto-rización. El Papa Pablo VI se opuso pero ante la desobediencia, decidió otorgar permisos sólo donde el uso estaba ya muy arraigado, con el propósito de "ayudar a las Conferencias Episcopales a cumplir su oficio pastoral". » (C. M., pág. 118.)
La reflexión final de Monseñor Laise, refutando las razones de los responsables de la introducción de la Comunión en la mano en Argetina, Supl. del Boletín Inform. AICA n 2068, 7-8-1996, pág. 241, y en la revista episcopal argentina "Pan Vivo",
« "Si, -como dice el "Pan Vivo"-, la reintroducción de la Comunión en la mano es "signo de crecimiento de la vida eclesial"… ("Pan Vivo", pág. 5), o si "es motivo de alegría retomar esta genuina tradición" ("Pan Vivo", p.16.), o si "no se puede afirmar o prio-rizar que un modo sea mejor que otro", ("Pan Vivo", p.18.), no se entiende por qué, en 1968, a Pablo VI no le pareció oportuno cambiar el modo de dar la Sda. Comunión, recibido hace mucho tiempo. ... Y mucho menos porqué en 1996 Juan Pablo II mantiene como norma dichas disposiciones. » (C. M. pág. 135.)

___________________________________________________________________
«Si tales afirmaciones y sus fundamentos fueran ciertos, entonces la prohibición estricta del siglo X, mantenida por un milenio, fué un error. »
___________________________________________________________________
«La nueva práctica (comulgar en la mano), no ha sido querida por la Santa Sede, ni es parte de la refor-ma litúrgica posconciliar, sino solamente ha sido permitida por la insistencia abusiva de algunas Confe-rencias Episcopales... (sobre todo en países de mayoría protestante.) Y sólo después de una intro-ducción totalmente abusiva ... a pesar de las prohibiciones de Roma. » (Comunión en la Mano, pág. 135.)
Se utilizó la mentira para introducir la Comunión en la mano en Argentina.
«En "El Pan Vivo", revista episcopal, la confusión llega a su punto culminante cuando dice:
"A fines de 1968, la Santa Sede hizo una con-sulta a los obispos del mundo acerca del tema de la comunión en la mano. Más de un tercio veía la posibilidad con buenos ojos. En 1969 la Instrucción Memoriale Domini estableció que, donde lo creyeran conveniente las Conferencias Episcopales, por más de dos tercios de votos de sus Obispos, se podía dejar a los fieles la libertad de recibir la comunión en la mano."
("El Pan Vivo", p. 16.)

Esto es desvirtuar la realidad histórica. La Instrucción Memoriale Domine (M. D.), dice:
__________________________________________
«A partir de las respuestas dadas, es evi-dente que la inmensa mayoría de los obis-pos estima que no se debe cambiar la disciplina actual », (de recibir la Sagrada Comunión en la boca y de rodillas.)
«Lo que la Instrucción Memoriale Domine estableció, es que la ley que determinaba que la Comunión debía darse solamente en la boca del fiel, continuaba vigente y sin cambios. Con-cedió un indulto, "donde el uso hubiera arrai-gado ya", poniendo serias condiciones. »
(M. D. 1282-1283) (C. M, p. 73-74)

_ "Pidieron el indulto para Argentina, donde la comunión en la mano no se había arraigado, y así lograron introdu-cirla con estos "manejos", faltando a la verdad, y fuera de la legislación vigente."
PARA TENER EN CUENTA:
«Se asegura más eficazmente que la Sagra-da Comunión sea distribuida con... máxima dignidad. » Aquí hay que recordar las palabras de la Instrucción Memoriale Domine 1273: "mucho importa que la Eucaristía sea cele-brada... del modo más digno posible." ... "para que se guarde con diligencia." »
El modo más digno posible es comulgar en la BOCA y de RODILLAS. Y notemos que...
«La Instrucción Memoriale Domine presenta el citado texto de San Cirilo para ilustrar el extremo cuidado que tenía la Iglesia primitiva aún con los más pequeños fragmentos del pan consagrado: "recíbela cuidando que nada de ella se pierda."
Lo cita entre otros testimonios, que "manifies-tan con abundancia la máxima reverencia y la suma prudencia tenidas para con la Sagrada Eucaristía". Esto es más evidente aún en las palabras que siguen en el texto de San Cirilo:
«"Porque dime: si alguno te diese unas limaduras de oro... ¿no las guardarías con toda diligencia procu-rando no perder nada de ellas? ¿No procurarás, pues, con mucha más diligencia que no se te caiga ninguna migaja de lo que es más precioso que el oro y las piedras preciosas?" »
Más aún, la Instrucción M. D. lo cita afirmando clara-mente que este cuidado deseado por San Cirilo se ve mucho más eficazmente garantizado comulgando en la boca y de rodillas, pues así ... asegura más eficazmen-te que la Sagrada Comunión sea distribuida con la reverencia, el decoro y la dignidad que le son debidas.
De modo que se aparte todo peligro de profanar las especies eucarísticas… para que se guarde con diligen-cia el cuidado que la Iglesia ha recomendado siempre acerca de los fragmentos consagrados." »

«Al decir "Se aparte TODO peligro de profanar...", se refiere también a los sacrilegios materiales, que se producirían con la caida de las formas, o fragmentos al suelo. Los testimonios antiguos son múltiples:
TERTULIANO dice: "cuidamos escrupulosamente que nada del cáliz o del pan pueda caer a tierra."
(De corona, 3 PL 2,99.)
SAN HIPÓLITO: "cada uno esté atento... que ningún fragmento caiga y se pierda, porque es el Cuerpo de Cristo que debe ser comido por los fieles y no despreciado." (Trad. Ap. 32.)
ORIGENES: "precaución y veneración, cuando reci-bís el Cuerpo del Señor. ... de manera que no caiga nada o se pierda algo del don consagrado.
Os consideraríais justamente culpables si cayese algo en tierra por negligencia vuestra." (In Exod. Hom., hom. XIII, 3, Migne, PG 12, 391.)

SAN EFRÉN: "Comed este pan y no piséis sus migas, ... una partícula de sus migas puede santificar a miles de miles y es suficiente para dar vida a todos los que la comen." (Serm. in hebd. s., 4, 4.)
EL PAPA PABLO VI comenta así este último texto:
«Consta que los fieles creían, y con razón, que pecaban, como nos recuerda Orígenes, si, habiendo recibido el cuerpo del Señor, y conservándolo con todo cuidado y veneración, algún fragmento caía por negligencia." » (Mysterium Fidei, 32.)
¿QUÉ SE ENTIENDE POR FRAGMENTOS?
«No sólo las hostias que quedan, y las partículas de hostia que se han desprendido de ellas, y que conser-van el aspecto exterior del pan deben ser conservadas o consumidas respetuosamente, a causa del respeto debido a la presencia eucarística de Cristo, sino que también para los otros fragmentos...
Se debe observar lo prescrito sobre la purifi-cación de la patena y el cáliz en las Normas Generales del Misal Romano. » (Congregación para la Doctrina de la Fe, "De Particulis et frag-mentis hostiarum reverenter conservandis vel sumendis", 2-mayo-1972). » (C. M. P. 66-68.)

____________________________________________________
«La comunión en la mano no nos acerca a las fuentes de la Iglesia primitiva, sino al protestantismo, y a desviaciones doctrina-les actuales. » (Comunión en la Mano, p. 128.)
____________________________________________________
1277.- «La comunión en la mano no solo ha sido abandonada, fué PROHIBIDA expresa-mente: No se debe entregar la Eucaristía en manos de ningún laico, hombre o mujer, sino solamente en la boca. » - Sínodo de Ruén, Año 878. (Memoriale Domine 1277.)
1277.- «Testimonios similares se hallan en Reginon de Prüm. "De eccless. disciplinis", I 199, VII, y el "Ordo Romanus", (s. X-XI) "Este modo de distribuir la Santa Comunión... (en la boca) debe ser conservado." » (M. D. 1277.)
1273.- «Porque este gesto litúrgico, la comu-nión en la BOCA y de RODILLAS: "significa la reverencia de los fieles cristianos hacia la Eu-caristía." Nótese la fuerza de esta expresión usada después de decir que la Iglesia "atesti-gua a través del rito mismo, la  y la adora-ción dirigidas a Cristo." » (Mem. Domine 1273).

«Este significado de reverencia era tan notorio que reformadores protestantes, como Martin Bucer, -anglicano-), se esforzaron vivamente en cambiar el uso e introdujeron la comunión en la mano, para que sus fieles no pensaran que Cristo estaba presente en las formas.
Así refería Martin Bucer:
"No hay dudas de que el uso de no poner estos sacramentos en la mano de los fieles se debe a dos supersticiones… en primer lugar: el honor falso que pretenden tributar a este sacra-mento… y en segundo lugar: la perversa arro-gancia de los sacerdotes que presumen tener mayor santidad que el Pueblo de Cristo, a causa del crisma de la consagración." »
«Los protestantes no creen en la presencia real de Cristo en la Eucaristía, Martin Bucer llama a la Sagrada Hostia "símbolo":

«... Y dado debe detestarse toda supersti-ción del Anticristo Romano, y retomarse la sim-plicidad de Cristo, de los apóstoles y de las antiguas iglesias... Quiero que se mande a los pastores y maestros del pueblo, que enseñen
que es supersticioso y malicioso pensar que las manos ... son menos puras que sus bocas, o que las manos de los ministros son más santas que las manos de los laicos. De tal manera que fuera malo, o menos correcto, como el pueblo sencillo creía, que los laicos recibieran esos sacramentos en la mano. »
Martin Bucer afirma exactamente lo contrario de lo que el Papa Pablo VI nos enseña en la Instrucción Memoriale Domine, p. 1280, donde se dice:
"ESTE CAMBIO SERÍA OFENSIVO".
Y prosigue la doctrina de Martin Bucer:
«Las buenas gentes serán fácilmente conducidas a recibir los "símbolos sagrados" en la mano. Se man-tendrá la uniformidad. ... ... Y si bien por un tiempo puede hacerse una concesión a aquéllos cuya fe es débil, dándoles la libertad de recibir los sacramentos en la boca si lo desean, cuidadosamente instruidos pronto se pondrán en consonancia con el resto de la Iglesia y tomarán el Sacramento en la mano. »
Citado por D. Harrison, "The First and Second Prayer Books of Edward VI." London, 1968, p.392. Cf. E.C. Whitaker, Martin Bucer and the book of Common Prayer, London, 1974." (C.M., p. 61,62.)
_________________________________________________________
«Monseñor Juan Rodolfo Laise decidió no aco-gerse al indulto (permiso para dar la comunión en la mano), en su diócesis de San Luis. Allí está prohibido comulgar en la mano. »
_________________________________________________________

Monseñor Laise nos dice:
«La carta pastoral por la cual se concede el indulto no da la facultad de aplicarlo a la Conferencia Epis-copal, sino a cada obispo para su diócesis. Además: Si el obispo no lo hace, queda vigente la ley universal que prohibe la comunión en la mano. Por lo tanto, cuando en una diócesis no se adopta el indulto, no es el obispo quien prohibe la comunión en la mano, sino el Papa. » (Comunión en la Mano, págs. 97-98.)
«Nulli autem laico aut faeminae eucharistiam in manibus ponat, sed tantum in os eius. »
(Sínodo de Rouen (Canon 2, Mansi 10, 1199 ss)
__________________________________________________
« Considerando las muchas APARICIONES marianas, mensajes y revelaciones a videntes, en todo el mundo, vemos que el Cielo no aprueba la práctica de la comunión en la mano, muy al contrario: enfatizan y exortan a tomar la Sagrada Comunión en la boca y de rodillas. »
___________________________________________________________
Que el Espíritu de la Verdad nos ilumine, y nos conceda sus Gracias.

“Decálogo” de la profesión de abogacía.


San Alfonso María de Ligorio, por especial disposición de la Iglesia, es “patrono de los abogados”.
Sus grandes cualidades y capacidades le habían permitido comenzar sus estudios universitarios a la edad de doce años, y a los dieciséis había concluido todos los exámenes.
Un decreto real prohibía conceder el título a menores de 20 años, pero fue dispensado por gracia real, y admitido ante el Consejo Universitario para presentar su Memoria.
Se le otorgó el título de Doctor en Derecho y Abogado del foro de Nápoles, comenzando una carrera brillantísima en la que jamás perdió un juicio, defendiendo causas de gran relieve.
Comprendía sin embargo que lo principal era salvar el alma, y que su profesión era un gran obstáculo: “Esta carrera no me conviene, y tarde o temprano la abandonaré” decía.
Redacta entonces lo que se ha dado en llamar su “decálogo” o “dodecálogo”, que demuestra lo delicado de su conciencia y el concepto que tiene de los tribunales donde se aplica la justicia.
Máximas sobrias, tajantes, que conforman concretamente la deontología del abogado[1]:

1. “No aceptar nunca causas injustas, dado que son peligrosas para la conciencia y la dignidad propias”.
2. “No defender causa alguna con medios ilícitos”.
3. “No cargar sobre el cliente expensas inútiles; de lo contrario, deberás reembolsarle”.
4. Defiende la causa de tu cliente con el mismo calor que si lo fuera tuya propia”.
5. “Estudia concienzudamente las piezas de los autos con el fin de sacarles los argumentos útiles a la defensa de la causa”.
6. “El retraso o la negligencia pueden comprometer los intereses del cliente; de ahí, que debe éste ser indemnizado de los perjuicios resultantes, si no se quiere contravenir la justicia”.
7. “Ha de implorar el abogado la ayuda divina para defender las causas porque Dios es el primer amparo de la Justicia”.
8. “No es digno de elogio el abogado que se empeña en la defensa de causas superiores a su talento, a sus fuerzas y al tiempo de que dispone, a fin de aparejarse para defenderlas concienzudamente”.
9. “Ha de tener siempre muy presentes el abogado la justicia y la honradez y guardarlas como la pupila de los ojos”.
10. “El abogado que por su propio descuido pierde la causa, queda en deuda con su cliente y debe resarcirle todos los daños que le ha ocasionado”.
11. “En su informe debe el abogado ser veraz, sincero, respetuoso y razonador”.
12. “Por último, las partes de un abogado han de ser la competencia, el estudio, la verdad, la fidelidad y la justicia”.


[1] Citadas por el P. Raimundo Telleria (CSSR), en su libro “San Alfonso María de Ligorio – Fundador, Obispo y Doctor”, ed. El Perpetuo Socorro, Madrid, año 1950, t. I, p. 57, quien afirma que están tomadas por el P. Rispoli, del mismo proceso de canonización del Santo. También la obra del P. José Montes (CSSR) “San Alfonso María de Ligorio” (ed. Difusión, Bs. Aires, año 1950, p. 15), trae estos mandamientos pero de una manera más simple: 1) “No aceptar jamás una mala causa, porque son la ruina de la conciencia y del honor”, 2) “No emplear jamás medios ilícitos en la defensa de un pleito”, 3) “No obligar al cliente a gastos inútiles. De otro modo hay que restituir”, 4) “Poner en la defensa de una causa tanto empeño e interés como si fuera propia”, 5) “Estudiar a fondo todos los detalles del proceso”, 6) “No dañar al cliente con retrasos o negligencias”, 7) “Implorar el socorro de Dios, sumo protector de la Justicia”, 8) “No encargarme de pleitos que juzgue superiores a mí fuerza y talentos o que exijan más tiempo del que puedo concederles”., 9) “Respetar la justicia y la equidad como a la niña de mis ojos”.



Visto en el Blog El Cruzamante.